COVID 19 en el Recién Nacido

Los datos actuales sugieren que el contagio de neonatos cuyas madres tienen Enfermedad por Nuevo Coronavirus 2 o SARS-CoV-2 (COVID-19) es de 2-5%. El contagio del SARS-CoV-2 en neonatos es poco frecuente y las manifestaciones clínicas suelen ser leves. La trasmisión del virus suele ser por gotas a través del epitelio respiratorio o por contacto físico estrecho, siendo muy poco probable la transmisión vertical. El estándar de oro para el diagnóstico es la determinación del ARN viral mediante Reacción de Cadena Polimerasa por Transcriptasa Reversa (Rt-PCR) en vía aérea. Las medidas adecuadas de aislamiento respiratorio y el aseo de piel previenen la infección del neonato por parte de la madre o familiar con COVID-19. Actualmente no hay recomendaciones basadas en evidencia en cuanto a tratamiento farmacológico específico. La pandemia por COVID-19 pudiera aumentar la tasa de nacimientos prematuros, reportándose hasta un aumento de 26%, en embarazadas con infección confirmada por SARS-CoV-2, aunque el porcentaje de neonatos con pruebas positivas para el virus es bajo. El cuidado del neonato con riesgo de infección por SARS-CoV-2 está centrado en optimización de la atención del nacimiento, promover el apego familiar temprano y la lactancia materna y manejar las complicaciones inherentes a COVID-19, evitando el contagio de la misma al personal de salud. La pandemia de COVID-19 es una entidad nueva que está afectando a gran parte de la población por lo que aún existen aspectos relacionados a su manejo que requieren estudio, siendo la población neonatal un enigma todavía. la pandemia por COVID-19 pudiera aumentar la tasa de nacimientos prematuros, reportándose hasta un aumento de 26% de parto prematuro en embarazadas con infección confirmada por SARS-CoV-2, aunque el porcentaje de neonatos con pruebas positivas para el virases bajo.