Reanimación Cardiopulmonar en tiempos de COVID-19

La parada cardiorrespiratoria (PCR)  en los niños y adultos es un evento angustiante tanto para la familia del paciente como para el personal de salud, sobre todo si no está entrenado adecuadamente para la atención inmediata de este evento que puede ser mortal o discapacitante. Con la intención de facilitar la enseñanza y masificar las maniobras de RCP a nivel comunitario se ha simplificado la clasificación de las edades a nivel pediátrico.

En tiempos de pandemia por COVID-19, se han hecho algunas modificaciones temporales de las letras C-A-B con la intención de socorrer a la persona en PCR sin olvidar la necesaria la seguridad del personal que atiende a un paciente en paro.

– El personal que atiende un paro en paciente COVID sospechoso o confirmado debe usar el Equipo de Protección Personal (EPP)

– No se recomienda realizar la maniobra de VER-OIR-SENTIR para aquellos que siguen las pautas de RCP de acuerdo al Consejo de Reanimación Europeo y español.

– Comenzar las maniobras de RCP SOLO con compresiones torácicas

– Colocar una tela sobre  la boca y nariz del paciente ya que las maniobras de comprensión pueden  ser generadoras de aerosoles

– Proceder a la intubación precoz en casos de Insuficiencia Respiratoria

– Si el paciente está en posición prono adecuar la RCP a esta posición y solo en caso de ser inefectivas se procederá a colocar en posición supina

– Limitar al mínimo necesario el personal que atiende a un paciente COVID en situación de PCR.

– Desinfectar posterior a las maniobras el equipo y el área donde se procedió a hacer la Reanimación.

– No hay cambios significativos en el tratamiento farmacológico